Lo más visto.

Me enseñaste.

viernes, 19 de enero de 2018

...de allí en adelante...


...De allí a un tiempo...


Andaba deambulando por paramos remotos y senderos invisibles. Caminaba de espalda, su cabeza hacia el suelo. Su mirada perdida.

 
No pudo ser¡¡. Porqué derramaste tantas horas en ello. Al final conseguiste perder.... ¿Para qué?. ¿Acaso se mejora la valoración de un sentimiento tan débil?. Es tiempo perdido, es horrible, estruendoso, miserable, mezquino... No, no te arrodilles, no blandes tu falcata en la tinieblas de tu corazón. El vale, es grande, dulce, tierno, sensible y fuerte. No pactes con tu diabólicas lagrimas.

Olvida tu fracaso, tal que si fuese un reconocimiento que no todos puedes ver.

Enorgullecete, te dieron vida. Te dieron amor. Te dieron sentimientos. Te dieron bonitos recuerdos. Pide perdón, no está nada mal hacerlo cuando te devuelven sonrisas y pensamientos pasados positivos.


Llora, llora y derrama lágrimas de amor. Tú te lo mereces. Sabrán valorar lo valiente que eres aún con la extrema debilidad que piensas tener. No, no es así, el reflejo de ellas en el estanque de las nenúfares es tan bella que se confunden unas con las otras.
 
El trascurso del tiempo te hizo daño. No lo cura todo como dicen. Te provoco un vendaval de puñales de doble filo. Te sorprendió que no fuese capaz de interpretar la dirección de los mismo...se dedicó a observarte como la torre que soporta vientos y tempestades. No te preocupes, eso sólo lo piensas tú.


Ahora que el horizonte se vuelve gélido, que el mar de lágrimas en el que navegas está en calma, suspira, calla, soporta con cordura el golpeo del clavo que te tortura. No te arrepientas. Piensa en lo que sabes que le pertenece y te donó para ti. Eso, eso es tuyo, es suyo, es amor y tu su dueño. El racional podría usarlo como un pilum en la batalla. Tú no, tu lo decorarás con flores y poesías.

Relájate, disfruta de la ilusión que te hace pensar que en el más allá podrás comprender el sentido del dolor.


Y nada, nada de nuevas canciones ni flores, nada de poesías, de ilusiones. Permanezca quieto, alejado, callado, sincero silencio de dolor. Todo acabó. MAS.

SEGUIR A BÉCQUER GA