Lo último de Bécquer GA.

23 de Septiembre. El principio del fin.

Valeriano Domínguez Bastida. Murió en Madrid el 23 de septiembre de 1870. Valeriano y sus siete hermanos se quedaron huérfanos de padre y m...

LO MÁS VISTO DE Bkeriano.es

jueves, 27 de junio de 2019

Enamorarse

Pero si enamorarse es gratis!!!! .

Enamorense de todo;
de las personas, de las flores, los sentimientos, las emociones, los buenos gestos, los buenos momentos...enamorense, de la vida por dios, que son dos días.

Y dejen para después el sufrimiento, el dolor. Piense en ese "objeto" de vuestro amor, rían, sonrían, disfruten....vivan, dejen brotar las emociones, sin derramarlas, dejen palpitar su corazón, dejen a la imaginación fluir libremente, vivan como si de un sueño, un bonito sueño, se tratase.

Vivan, vivan, enamorense.

Y rían, sueñen y luchen. Luchen por el amor, por las emociones y los sentimientos.

sábado, 22 de junio de 2019

Rima XXXVII

Antes que tu me moriré.

Antes que tú me moriré: escondido
en las entrañas ya
el hierro llevo con que abrió tu mano
la ancha herida mortal.

Antes que tú me moriré: y mi espíritu,
en su empeño tenaz
se sentará a las puertas de la Muerte,
que llames a esperar.

Con las horas los días, con los días
los años volarán,
y a aquella puerta llamarás al cabo.
¿Quién deja de llamar?

Entonces que tu culpa y tus despojos
la tierra guardará,
lavándote en las ondas de la muerte
como en otro Jordán.

Allí, donde el murmullo de la vida
temblando a morir va,
como la ola que a la playa viene
silenciosa a expirar.

Allí donde el sepulcro que se cierra
abre una eternidad,
todo lo que los dos hemos callado
lo tenemos que hablar.

Gustavo Adolfo Becquer (1836-1870)

martes, 18 de junio de 2019

Enamorarse...

Enamorarse nunca es una locura.

LXVIII

LXVIII
No sé lo que he soñado
en la noche pasada.
Triste, muy triste debió ser el sueño,
pues despierto la angustia me duraba.
Noté al incorporarme
húmeda la almohada,
y por primera vez sentí al notarlo
de un amargo placer henchirse el alma.
Triste cosa es el sueño
que llanto nos arranca,
mas tengo en mi tristeza una alegría...
¡Sé que aún me quedan lágrimas!